Aceite de jojoba para la cara

En esta página veremos cómo el aceite de jojoba puede convertirse en un ingrediente indispensable para mantener nuestra cara sana, limpia, nutrida y tersa.

Su característica principal, es que tiene una gran similitud con la grasa o sebo que nuestra piel forma de manera natural, siendo por tanto muy bien tolerado, sin apenas riesgo de alergia o irritación cutánea.

Cuando en los mercados internacionales se prohibió el uso de manteca de ballena, la industria cosmética, encontró un magnífico sustituto en el aceite de jojoba.

Vamos a ver, a continuación, los principales beneficios de este aceite para el uso sobre la piel del cutis, su efecto hidratante para el rostro y el modo en que debe aplicarse.  La protección que ofrece contra bacterias y hongos, previniendo el acné y los eccemas. Su uso como protector y bálsamo labial. Por último como protector solar, reduciendo el daño de los rayos ultravioletas.

 

Propiedades del aceite de jojoba para el cutis:

Jojoba para el rostro

 

1 – Previene la aparición de arrugas: Manteniendo la piel tersa, brillante y sana. Sus vitaminas A, B, C y E, así como su gran cantidad de minerales contribuyen a la correcta nutrición e hidratación de la epidermis.

2 – Aporta elasticidad y turgencia al cutis.

3 – Sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias ayudan a calmar las posibles infecciones e irritaciones de la piel del rostro.

4 – Regula la cantidad de grasa natural que produce la piel del cutis, evitando problemas derivados como la dermatitis seborreica, eccemas o rosácea.

5 – Protege ante la irritación causada por excesos de maquillajes, cremas y otras sustancias químicas agresivas que contienen los productos cosméticos convencionales.

6 – Conveniente para después del afeitado de los hombres, calmando y desinflamando las posibles irritaciones. En caso de hombres con barba, también es conveniente para el correcto crecimiento y el fortalecimiento de los folículos.

 Hidratante para el rostro:

Cuando nos lavamos la cara, las manos, o nos lavamos el cuerpo  con un gel en la lucha, estamos eliminando el sebo que las propias glándulas de la piel producen de manera natural. Incluso cuando únicamente utilizamos agua para lavarnos, estamos eliminando parte de la capa protectora de sebo de la piel.

El uso de la calefacción, los aires acondicionados y el aire exterior pueden hacer que nuestra piel pierda esa grasa de una manera más rápida de la que puede regenerarse de manera natural.

El aceite jojoba puede ser una solución para mantener hidratada y cuidada nuestra cara.

Al ser una sustancia similar al sebo natural, y comportarse como una cera, es capaz de crear una barrera contra los elementos externos. Su estructura, totalmente hipoalergénica, es tolerada y aceptada por nuestra piel.

Cómo se aplica en la cara

Para aplicar el aceite jojoba en cara, se recomienda poner unas pocas gotas de aceite en la palma de la mano, una cantidad similar al tamaño de una moneda, y aplicarlo a modo de masaje suavemente a lo largo de la piel, ya sea en la cara, las manos los brazos y zonas que habitualmente suelen estar a la intemperie.

Un truco para conseguir una hidratación mucho más profunda consiste en calentar una cucharada de aceite jojoba y aplicarlo en la cara justo después de lavar. La piel no debe estar mojada sino húmeda, por lo que conviene secarse con una toalla el exceso de  agua.

Puede irse a dormir tranquilamente con el aceite puesto ya que la piel absorberá completamente. A la mañana siguiente, podrás notar que el tacto se vuelve más suave y liso.

 Para el tratamiento del acné:

Al igual que ocurre con la piel grasa, el acné aparece como un problema asociado a un exceso de producción de grasa.

En el caso de las personas adolescentes, en la pubertad, sus sistemas hormonales son capaces de estimular esta producción de sebo, que junto con otras sustancias y bacterias de la piel, producen el bloqueo de los folículos capilares y la formación de los famosos y antiestéticos granos.

El aceite de jojoba puede actuar de varias maneras mejorando y previniendo la aparición del acné. Al aplicarse sobre la piel, puede penetrar en los folículos y eliminar el exceso de grasa.

Las propiedades antisépticas y anti bacterianas de este aceite también pueden ayudar a controlar el crecimiento bacteriano.

Por último, este aceite calma la piel irritada y actúa como antiinflamatorio reduciendo el escozor y el tamaño de las espinillas. Usado de manera habitual puede mantener controlado totalmente el acné.

acné

Protector labial:

El aceite jojoba es capaz de formar una barrera que hidrata y mantiene los labios suaves y flexibles

Los estilos de vida actual es tan estresantes, pueden hacer que se nos olvide hidratarnos de manera adecuada. Cuando no tenemos la suficiente agua nuestra alimentación no es del todo la correcta, podemos notar que nuestros labios se agrietan y se resecan.

En esos momentos, resulta muy difícil poder pintarlos, teniendo una sensación extraña y poco saludable.

Se recomienda añadir un poco de aceite de jojoba en los labios para recuperar la hidratación antes de pintarlos. Puedes aplicarlo unos minutos antes, mientras que en aquellas otras partes de la cara.

Si dejas los labios para el final, para con apliques el pintalabios, tus labios y estarán lo suficientemente hidratados.

Aaceite de jojoba rojo

Remedio natural: Podemos crear nuestro propio protector labial utilizando aceite de jojoba y cera de abejas.

Procedimiento: utilizaremos estos dos ingredientes a 50%. Derretir dos cucharaditas de cera de abejas en un recipiente y añadir otros dos cucharaditas de aceite jojoba.

Cuando la mezcla esté bien homogénea, podemos apartarlo del fuego y dejarlo enfriar sobre un recipiente de vidrio, que resista el calor. De esta manera conseguiremos nuestro propio bálsamo labial que una vez seco, podemos traspasar a un recipiente de plástico, para poder llevarlo con nosotros.

Otra versión de este remedio, es sustituir la cera de abeja por dos cucharaditas de aceite de coco. Aunque, el aceite de coco en verano, con las altas temperaturas puede volverse líquido con mucha facilidad.

Resultará un bálsamo mucho más eficaz en invierno.

Para las quemaduras solares:

La exposición a los rayos ultravioletas, puede causar quemaduras de diferentes grados en nuestra piel.  Habitualmente en la nariz y en zonas de la cara que siempre están expuestas a la intemperie.

La inflamación de la piel quemada puede aliviarse utilizando aceite de jojoba. Las vitaminas E y B características de este tipo de aceite, pueden ayudar a reparar la piel y reducir los daños.

No es que el aceite de jojoba ofrezca una seguridad muy alta, se estima que su factor de protección solar es FP: 4, sin embargo, ayuda a disminuir el efecto que los rayos ultravioletas causan sobre el colágeno de la piel, evitando de este modo el envejecimiento por exposición al sol.


Recomendamos utilizar un aceite de jojoba que sea 100% puro. Sin refinar y sin otros componentes añadidos. Ecológico y extraído en frío para que no pierda vitaminas ni propiedades.

Desde esta página recomendamos esta marca, que reúne todos los requisitos buscados: